Apostamos por el campo



El proyecto ha consistido en una acción formativa, dirigida a la población escolar, de difusión de las externalidades positivas que tiene el consumo de productos de proximidad.

La acción esta formada por dos partes, una en la escuela, donde se ha pretendido promover una actitud crítica sobre los alimentos, informando sobre los impactos relacionados con el transporte y la importación de alimentos, promoviendo el conocimiento de los alimentos producidos por los agricultores de la isla, y promouvent el concepto de alimentos de temporada; y una segunda parte donde se ha pretendido acercar a los jóvenes a la realidad de la producción de alimentos, estimular el interés de los jóvenes por las actividades del agricultor, reforzar los vínculos entre las personas de la ciudad y las del campo, aumentar el respeto de los jóvenes por los agricultores y conservar el paisaje rural.

El objetivo general ha sido la preservación del paisaje agrario de la isla, que forma parte destacada del patrimonio rural del territorio, a través de la difusión de las externalidades positivas del sector agrario.