PRESENTACIÓN DEL ETIQUETADO DE LAS VARIEDADES TRADICIONALES DE HUERTA DE EIVISSA


EL GRUPO DE ACCIÓN LOCAL LEADER LLEVO A CABO LA PRESENTACIÓN DEL ETIQUETADO DE LAS VARIEDADES TRADICIONALES DE HUERTA DE EIVISSA PARA FACILITAR SU REINTRODUCCIÓN EN EL COMERCIO DURANTE ESTA CAMPAÑA DE VERANO EN EL CENTRE INTEGRAL DE FORMACIÓ AGRÀRIA I PESQUERA DE CAN MARINES EL JUEVES 19 DE JULIO

La huerta de Eivissa ha sido tradicionalmente una fuente de riqueza para la isla, además de la despensa natural de su población. La combinación de gustos locales y adaptación a las condiciones climatológicas de la isla dio lugar a una selección de variedades de hortalizas que se han transmitido de generación en generación como un bagaje vivo estrechamente vinculado a las tradiciones y sabores específicos que están en la base del patrimonio gastronómico de Eivissa. Entre ellas se encuentran las hortalizas como la patata vermella, la pebrera blanca, la ceba vermella, el meló eriçó o la tomata de penjar.

Con el tiempo, han pasado de ser las variedades comunes en la isla a prácticamente desaparecer, conservadas por agricultores de edad avanzada, apegados a su sabor y tradición. 

Para conseguir su recuperación, en un primer estadio se ha realizado un banco de semillas en la Finca Experimental de Can Marines para poder conservar el patrimonio genético, y el siguiente paso es conseguir que las variedades tradicionales puedan volver a ser un recurso económico para los agricultores a través de su comercialización diferenciada.

Entre las variedades tradicionales de la huerta de verano susceptibles de ser reintroducidas en el mercado se halla el meló Eriçó, uno de los melones que tradicionalmente se han cultivado en Eivissa y que el año pasado fue objeto de un proyecto piloto de reintroducción en la gastronomía con un notable éxito de aceptación. De forma redondeada y achatada, con una estrecha retícula en su superficie, su nombre se debe a la similitud con la forma del caparazón del erizo de mar cuando se le han eliminado sus espinas. De gran dulzor y aroma, la rápida maduración y corta vida útil que permitía su comercialización limitada a un corto período estival, provocó que se desplazase por melones de más fácil conservación y de oferta más amplia. Actualmente sólo es comercializado puntualmente y reconocido por la gente mayor, mientras que es completamente desconocido por las nuevas generaciones y por la restauración.

Este año, al meló eriçó y la patata roja de la variedad tradicional ibicenca, también reintroducida el año pasado, se le añaden la ceba vermella, especialmente dulce y carnosa, la pebrera blanca (pimiento), idónea para consumir en crudo, crujiente y fresca. Todas ellas serán fácilmente reconocibles a medida que entren en temporada gracias al etiquetado bajo el sello de la marca SABORS D'EIVISSA, gestionada por el Consell Insular d'Eivissa.  La campaña de promoción cuenta con financiación del Fondo Europea de Desarrollo Rural (FEADER), del Ministerio de Agricultura i del Govern balear.

A continuación teneis el link para leer la noticia.
Diario de Ibiza